Ecología y educación

Decálogo para respetar el medio ambiente

 DECÁLOGO PARA RESPETAR EL MEDIO AMBIENTE

Vamos a enumerar un decálogo de razones por las que creemos que debemos ser respetuosos con nuestro entorno, amables con la naturaleza, activos a favor de un comportamiento ecológico:

1.    Porque nos jugamos el futuro de nuestros jóvenes que encontrarán un planeta indigno si continuamos con este tono irrespetuoso hacia el medio ambiente.

2.    Porque la Naturaleza es agradecida y continuamente nos está haciendo regalos: puestas de sol, vistas inimaginables, agua, calor, vegetación…..

3.    Porque nuestra salud mejorará en una atmósfera limpia.

4.    Porque la Naturaleza nos proporciona los alimentos que más nos convienen.

5.    Porque nuestros antepasados tuvieron un respeto hacia su entorno, del que hoy carecemos; no estaría de más ser respetuosos también con las generaciones anteriores.

20150213 092157

6.    Porque la vida es alegría y en un “planeta sucio” la alegría de vivir puede convertirse en tristeza.

7.    Porque el respeto hacia uno mismo empieza por el respeto a los otros ( en “los otros” incluimos también nuestro entorno natural).

8.    Porque hemos llegado a tal degradación medioambiental que ya es hora de cambiar de actitud.

9.    Porque no tenemos derecho a estropear las condiciones vitales de los demás.

10.    Porque la naturaleza está cada vez más enfadada.


Debemos ponernos las pilas más pronto que tarde y los gobiernos deberían tomar cartas en el asunto. Cumplid con este decálogo por vosotros mismos y los que están por llegar. Gracias

Bob Dylan: compromiso ecológico

BOB DYLAN: COMPROMISO ECOLÓGICO

La mítica canción “Blowing in the wind” del igualmente mítico Bob Dylan  fue editada en 1963. Desde entonces se ha convertido en icono de todas las marchas pacifistas y antibelicistas. Su vigencia es incontestable. Hoy las preguntas del cantautor y poeta norteamericano serían muy diferentes. Durante las últimas décadas el deterioro del medioambiente es tal que su preguntas serían mucho más radicales. Os proponemos que leáis la canción en su versión original en inglés, (hemos intentado que nuestra traducción se asemeje lo mejor posible a sus ideas primitivas, alejándonos de las muchas horrorosas traducciones  que pululan por la red), y después penséis en las preguntas que Dylan podría plantearnos.


¿Cuántos caminos debe un hombre andar,
antes de que  podamos llamarle hombre?
¿Cuántos mares debe una paloma navegar,
antes de posar y descansar en la arena?
¿Cuánto tiempo tienen que planear las balas de cañón,
antes de estar prohibidas para siempre?

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento,
la respuesta está flotando en el viento.

¿Cuántos años pueden pasar para que una montaña
sea tragada por el mar?
¿Cuántos años tenemos que vivir,
antes de ser libres?
¿Cuántas veces puede un hombre girar su cabeza,
y fingir que no ha visto?

La respuesta, amigo mío, está en el viento
la respuesta está flotando en el viento.

¿Cuántas veces un hombre ha de mirar hacia arriba,
para poder ver el firmamento?
¿Cuántos oídos debemos tener,
para poder escuchar a la gente llorar?
¿Cuántas muertes ocurrirán antes de saber
que demasiadas personas han muerto?

La respuesta, amigo mío, está en el viento
la respuesta está flotando en el viento.

La respuesta, amigo mío, está en el viento
la respuesta está flotando en el viento.

Bob dylan
Las preguntas que nos hacemos ante el quebranto de lo natural podrían ser éstas:

-    ¿habrá caminos que nos permitan disfrutar de un paseo rodeados de Naturaleza o todo será asfalto?
-    ¿seguirán las aves cruzando los mares o la desaparición imparable de especies también les afectará?
-    ¿el cambio climático se llevará parte de nuestras costas, las inundaciones borrarán el perfil montañoso?
-    ¿el firmamento estará tan contaminado que no podremos verlo con toda su claridad?

Las respuestas a estas preguntas seguirán flotando en el viento.

No tenemos una respuesta fiable para ellas, pero, si nos preguntaran por el compromiso del autor e intérprete de “Blowing in the wind”, contestaríamos que su lucha por un mundo mejor bien le ha valido un Premio Nobel. Bob Dylan estaba entre los favoritos, año tras año, para ser premiado con el Nobel de Literatura. Quizás su posicionamiento anti-sistema le había alejado del premio. No estaría de más que todos reconociéramos la magia de sus letras.

 

Cuento de la Naturaleza

CUENTO: LA NATURALEZA ESTÁ ENFADADA

 

“La palabra progreso no tiene sentido mientras haya niños infelices” (Albert Einstein)

20150331 120001

Érase una vez una madre muy, pero que muy enfadada. Su nombre era Naturaleza, aunque estaba acostumbrada a que la llamaran Madre Tierra. Llevaba años y años soportando las maldades de sus hijos, que la ensuciaban, la quemaban, la exprimían, la afeaban, la explotaban…

 

“No tiréis basura a la calle”, decía a sus hijos. Pero sus hijos no le hacían caso.

“Ojo con los fuegos en los montes”, les advertía. Pero ellos seguían con su actitud.

“No malgastéis energía”, les repetía. Pero ellos continuaban con su derroche.

“No construyáis en las laderas de la montaña, en los cauces de los ríos”, les sugería. Pero ellos edificaban con avaricia.

“Aprovechad los recursos y repartidlos justamente”, les aconsejaba. Pero los hijos se apartaban de su madre una y otra vez.

 

Llegó a tal grado el enfado de la madre que no pudo más y se sublevó. Y llegaron

-    las inundaciones

-    las sequías

-    los tsunamis

-    los terremotos impredecibles

-    los huracanes infernales

-    ………………………..

 

Para tratar de aplacar la ira de la Madre Tierra, unos señores muy importantes se reunieron. Le ofrecieron un pequeño consuelo: “No seremos tan malos, ensuciaremos menos, consumiremos menos petróleo, usaremos energías alternativas…”

 

Pero la Madre Naturaleza continúo con su desasosiego porque las promesas no acababan de cumplirse……

 

Y colorín colorado…..este cuento NO está acabado.

Esperamos que con su cambio de actitud acabe BIEN.




 

Educar en verde

EDUCAR EN VERDE

Heike Freire, pedagoga, publicó el libro “Educar en verde”, con el objetivo de que los niños vuelvan a la Naturaleza, a la Tierra, que los más jóvenes entren en contacto con el medio ambiente, con el medio rural.
A lo largo del libro la autora de “Educar en verde” se muestra crítica con la superprotección y el miedo con el que educamos a los niños y adolescentes. Para Freire los niños se han convertido en un bien escaso por el miedo a tener hijos y no saber educarlos. En España la población infantil solo representa el 15%, cuando hace 30 años llegaba al 33%.

Miedo a la Naturaleza
Este miedo a educar a los hijos se relaciona con el uso compulsivo de la tecnología, que parece protegernos. Es algo erróneo, como dice la pedagoga en su libro “Educar en verde”. Tenemos una visión utópica e idílica de la Tierra, pero, a la vez, amenazadora. Por eso intentamos protegernos de lo que no conocemos.
No educamos bien a nuestros más jóvenes cuando los tenemos encerrados en casa, para salvarlos de los peligros exteriores. Si los protegemos totalmente, hacemos que se salten etapas necesarias para su desarrollo personal integral.
Freire sugiere que en vez de enseñar fichas de árboles, deberíamos llevarles a ver árboles. Es una idea basada en “The living school”, desarrollada en Noruega desde 1996, que establece en su programa un día semanal para que los niños estén en contacto con la Naturaleza.

024

 

Trastorno de Déficit de Naturaleza

Es el término que engloba los problemas de la infancia, como la obesidad, el aislamiento, trastornos de aprendizaje y de conducta. También se le llama “Síndrome de Heidi”, porque el personaje de dibujos animados enfermaba si se le encerraba en una casa de ciudad, lejos de su ambiente campesino.
La falta de contacto con la Naturaleza es un problema que las escuelas, institutos, pueden evitar. Si queremos un futuro en el que los niños de hoy cuiden su planeta, éstos deben estar en contacto con la Tierra. Freire defiende que las personas que mejor defienden la Tierra son las que tienen un contacto cotidiano con ella.
No sería mala idea que los padres lleven a sus hijos de vez en cuando a pasar un fin de semana a una casa rural. No estaría de más que los niños y adolescentes entren en contacto con el campo, palpen la vida natural, y dejen de encerrarse con la consola y el videojuego.

 

 

Los problemas de la Educación Secundaria en España

La educación en España es el reflejo de la sociedad. Las aulas son el espejo donde se reflejan todos los problemas sociales, donde las situaciones familiares problemáticas salen a la luz, donde se enciende o apaga el interés de los políticos por el futuro de los jóvenes.

Se pueden enumerar muchos problemas relacionados con la educación secundaria:

La despreocupación de los padres

La gran mayoría de padres de adolescentes, especialmente, ha abandonado todo lo que tiene que ver con la educación de sus hijos. Y se han despreocupado de tal manera que es el centro educativo el que principalmente asume esta función.

La educación de los jóvenes debe ser compartida por padres y profesores. Son los padres, en primer lugar, los que tienen la obligación de educar a sus hijos. Los profesores les ayudarán en esta misión, además de transmitirles unos conocimientos necesarios para su futuro profesional.

Padres y profesores deben hacer de los adolescentes unos buenos ciudadanos, unas buenas personas. Es una tarea compartida. La educación en el ámbito académico recaerá principalmente en el profesorado, así como la educación personal deberá ser asumida primordialmente por los padres.

La indisciplina en las aulas

Lidiar con un grupo numeroso de adolescentes es una tarea harto difícil. Los profesores encuentran en sus aulas todo tipo de conductas. Desde violencia y acoso, hasta insultos y desprecio. Si unos padres no educan correctamente a su hijo, si se despreocupan de moldear su caracter, los profesores sufren en sus clases la mala educación de estos adolescentes abandonados en casa.

La adolescencia es la etapa vital más decisiva para una persona. Lo que le acontezca durante estos años será la seña de identidad de cara a su futuro. Por eso, los padres deben preocuparse de sus hijos adolescentes; saber qué compañias frecuentan; interesarse por su grupo de amigos; consultar a los profesores sobre su comportamiento en el aula.

La enseñanza pública y privada

La enseñanza privada, al igual que ocurre con la enseñanza concertada en muchos casos, parece tener derecho de admisión de alumnos. Es la enseñanza pública la que sufre más la conductas violentas de los adolescentes. Es en las aulas de la enseñanza pública donde se dan más casos de acoso escolar. Porque la enseñanza pública acoge todo tipo de alumnado.

Aquellos centros educativos que reciben dinero público deberían acoger también estudiantes inmigrantes, por ejemplo, con más problemas para integrarse en la senda educativa.

Los centros concertados deberían matricular a los alumnos de los barrios periféricos de las grandes ciudades. No sólo los centros públicos deberían ser su destino. Si no cambia esta situación, algunos centros públicos podrán contar con los dedos de la mano los alumnos interesados en seguir las enseñanzas de un profesor.

Falta de interés de los adolescentes

Si el alumno puede pasar de curso con todas las asignaturas suspensas, ¿para qué va a esforzarse en estudiar? El sistema educativo de la E.S.O permite esta paradoja. No hay que olvidar que lo que para una persona adulta sería normal para un adolescente puede no serlo. Un adulto puede pensar que en el esfuerzo está el aprendizaje y un futuro mejor. Un adolescente sólo piensa en su grupo de amigos, en el fin de semana.

Esta falta de interés propia de gran mayoría de los adolescentes lleva consigo una falta de hábito en el trabajo. Y esto lleva consigo una considerable disminución de la calidad en su enseñanza y aprendizaje.

Falta de acuerdo de los políticos

Desde el comienzo de la democracia, después de una oscura etapa franquista, en España ha habido varias leyes de educación. Casi cada gobierno nuevo ha lanzado una serie de reformas, que el gobierno siguiente se ha encargado de obstaculizar. Sólo un consenso político puede llevar a una ley válida para todos. En especial, para todos los alumnos, padres y profesores.

Los políticos no deben olvidar que la enseñanza nunca será un gasto, sino una inversión.