Ecología y educación

Chico Mendes: Héroe de la lucha ecológica

CHICO MENDES: HÉROE DE LA LUCHA ECOLÓGICA

Chico Mendes, luchador en defensa de la Amazonia e impulsor de la Alianza de los Pueblos de la Selva, fue asesinado en una pequeña ciudad de la Amazonia brasileña el día 22 de diciembre de 1988, en defensa de la naturaleza.

Había nacido en el año 1944 en el estado brasileño de Acre. Hasta los 24 años no aprendió a leer porque desde muy pequeño trabajó para ayudar a la familia. Su oposición a la deforestación de su zona amazónica en Acre y su defensa de los indios nativos, de los recolectores del caucho y de los habitantes de la rivera del río Amazonas, le dio una gran fama internacional.

Los asesinos materiales fueron un terrateniente y uno de sus hijos, que fueron juzgados y condenados. Lo asesinaron a sangre fría con una escopeta en la puerta de su casa. Los asesinos eran latifundistas con una larga lista de asesinatos en su haber. Este asesinato habría quedado impune, como los más de 1000 crímenes de dirigentes sindicales, militantes de izquierda, sacerdotes de la teología de liberación e indígenas, de no haber sido por la repercusión que tuvo dentro y fuera de Brasil.

Tras la muerte de Mendes los asesinatos se han seguido produciendo, aunque en menos escala. Por ejemplo, el día 26 de marzo de 1998 fueron asesinados dos líderes del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, en el estado de Pará, donde la lucha por la tierra es más violenta. Los conflictos por la tierra y la destrucción del bosque amazónico son dos problemas que han llevado a enormes enfrentamientos entre latifundistas, por una parte, y ecologistas y sindicalistas por otra.

Amazonas serengueiros20

Las acciones más espectaculares de Chico Mendes y otros luchadores se conocen como “empates”, acciones no violentas para impedir la tala de un “seringal”, área de selva explotada sosteniblemente por los recolectores de caucho. Entre 1976, cuando se organizó el primer “empate”, y 1988, fecha de la muerte de Mendes, se organizaron 45 “empates”, con un saldo de varios muertos, decenas de torturados, y centenas de detenidos; pero estas acciones impidieron la deforestación de millones de hectáreas de selva.

Pocos días antes de morir, Chico Mendes declaró: “Si descendiese un enviado de los cielos y me garantizase que mi muerte facilitaría nuestra lucha, hasta valdría la pena. Pero la experiencia me enseña lo contrario. Las manifestaciones o los entierros no salvarán la Amazonia. Quiero vivir.”  

 

Maltrato contra el medio ambiente

MALTRATO CONTRA LA NATURALEZA

“Ni la sociedad, ni el hombre ni ninguna otra cosa deben sobrepasar para ser buenos los límites establecidos por la naturaleza” (Hipócrates)

Denunciamos desde estas líneas los abusos que se comenten contra el medio ambiente. Y es una pena porque estamos destrozando nuestra propia existencia.

Denunciamos:

1.    El mal cuidado y uso de los parques de las ciudades
2.    El derroche de agua por regar con métodos ilógicos
3.    La falta de conciencia ecológica de nuestros representantes políticos
4.    El gasto desmedido de electricidad en las fiestas navideñas
5.    La hipocresía de los que están en contra de las centrales nucleares, pero consumen energía en exceso
6.    La desgana con la que tratan los temas ecológicos en los centros educativos
7.    Los vertidos de fábricas a los ríos
8.    La mala gestión en el uso y distribución del agua en determinados municipios.
9.    Las reuniones inútiles de políticos, en cumbres de “mucho bombo” pero pobres de resultados
10.    El mal uso de las papeleras
11.    La mala ubicación de las papeleras.
12.    La falta de contenedores de reciclaje.

Esperamos vuestros comentarios para hacer una lista con todas sus denuncias. Desgraciadamente pensamos que será muy amplia.

 

016

Catástrofes ecológicas. Chernobyl

CATÁSTROFES ECOLÓGICAS: CHERNOBYL

El accidente de Chernóbyl sucedió un 26 de abril del año 1986. Quizá no pueda ser considerado como un accidente porque fue un desastre de responsabilidad humana.
Ocurrió esta catástrofe en un ensayo de abastecimiento de electricidad en la central nuclear de Chernóbyl. Al incrementarse la potencia en el reactor número 4, se recalentó el corazón del reactor que llevó consigo un estallido del hidrógeno almacenado.

En el primer momento del desastre murieron instantáneamente 31 personas que se encontraban en la planta. El gobierno de la URSS desalojó urgentemente de la zona a 140.000 personas. Numerosos países europeos se pusieron en alerta al confirmarse que la radiactividad les había llegado.

La causa de este estallido fue que los reactores no mantenían las exigencias mínimas de seguridad. El mayor reactor no tenía edificio de contención, algo que es muy elemental para la seguridad de una planta nuclear. Por lo tanto, si los responsables de la seguridad hubieran cumplido con su cometido, esta tragedia se podría haber evitado.

Images

Los efectos se hicieron notar especialmente en Bielorrusia, Rusia y Ucrania. Las secuelas de los efectos radiactivos han sido entre otros, cáncer de tiroides, radiaciones internas por comer alimentos infectados de material radiactivo, trastornos psicológicos… Los que colaboraron en la extinción del fuego, así como los que colocaron el sarcófago que cubrió la planta nuclear, sufrieron problemas de salud irreversibles. La nube radiactiva después de la catástrofe estuvo presente en varios países europeos durante días. Según informes de Greenpeace, los afectados por cáncer llegarían a casi 300.000 personas de las cuales más de 90.000 serían mortales. Durante tiempo indefinido continuarán sucediéndose muertes por problemas de corazón, intestinales…

Los responsables gubernamentales que estaban al cargo de la seguridad nuclear nos han demostrado que con su irresponsabilidad y llevados por la ambición y la corrupción, antepusieron sus negocios particulares al respeto por la vida humana y la naturaleza.

Todo el mundo recordará esta catástrofe por su magnitud: el material radiactivo liberado fue quinientas veces superior al de la bomba atómica que Estados Unidos arrojó sobre Hiroshima en 1945.

Hoy Chernóbyl es una ciudad casi abandonada donde la contaminación todavía persiste en las plantas y en los hongos.

Catástrofes ecológicas: Petrolero Canyon

 

CATÁSTROFES ECOLÓGICAS: SUPERPETROLERO CANYON 

"Deberíamos servir a la naturaleza y no contrariarla; ella es la maestra." (P.Parascelso)

El 18 de marzo de 1967 ocurrió la primera gran catástrofe de la historia de las mareas negras. Fue de tal envergadura que generó una honda preocupación en todo el mundo, a pesar de que la conciencia social sobre nuestro medio ambiente empezaba a despuntar, y que los movimientos ecologistas aún no se encontraban en todo su apogeo, ni gozaban del crédito que se le dan en la actualidad.

El superpetrolero Torrey Canyon (120.000 toneladas) chocó contra unos arrecifes en el archipiélago de las Scilly, cerca de Cornwall (Gran Bretaña). Viajaba a 17 nudos de velocidad y el violento impacto abrió sus tanques llenos de petróleo.

Se derramaron las 120.000 toneladas de crudo y, con la fuerza del mar, generaron una inmensa marea negra, que llegó a las costas y playas de Cornwall, el litoral francés de la Bretaña (Treguier).

Canyon

La bahía de Cornwall quedó sumergida en una espesa y letal sustancia que destruyó todo a su paso. Murieron más de 200.000 aves y la industria de pesca quedó en ruinas. Fue el accidente más grave hasta la fecha.

Las fuerzas armadas se dispusieron a combatir el desastre, mientras las autoridades locales, con un ejército de civiles, luchaban sin descanso intentando salvar playas y costas. La mancha de crudo cubría una superficie aproximada de unos 70 kilómetros de largo por 40 de ancho. En un intento por atajar semejante vertido, se realizaron todo tipo de trabajos, aunque de forma improvisada y arbitraria. La falta de experiencia en este tipo de accidentes produjo consecuencias peores que las que se pretendían evitar, al procederse a la dispersión de ingentes cantidades de detergentes (15.000 toneladas), que se sumaron al derrame causando una contaminación de considerables proporciones, que afectaron gravemente a la flora y fauna de la zona.


La autoridades, conscientes del enorme desastre que estaban viviendo, y a la vista de las inmensas proporciones de la marea negra, que terminaría llevando a la miseria todo lo que tocase, tomaron la decisión de bombardear el crudo y el buque para que ardieran.


Durante tres días seguidos, ocho aviones dejaron caer 1.000 bombas, 44.000 litros de queroseno, 12.000 litros de napalm y 16 misiles. Una columna de humo negro y espeso que ocultaba el sol completamente, podía ser divisada desde cualquier punto como si se perdiera en el confín de la Tierra, en un espectáculo sobrecogedor. Finalmente, el viernes 21 de abril de 1967 el Torrey Canyon desapareció de la vista, pero las gravísimas consecuencias del accidente se mantendrían vigentes durante mucho tiempo. El nombre de Torrey Canyon permanecerá siempre en la historia de las mareas negras como un símbolo de devastación.

 

 

 

Contaminación en el Mediterráneo

CONTAMINACIÓN EN EL MEDITERRÁNEO

El Mediterráneo es el mar más contaminado según el mayor estudio científico sobre los mares y océanos. Es una voz de alarma contra su grave estado de salud. Este macroestudio realizado por centenares de científicos que han analizado el estado de los océanos desde el Ártico al Antártico, pasando por las aguas tropicales, ha dictado un veredicto alarmante: el Mediterráneo agoniza.

La destrucción de su habitat, la pesca sin control, la contaminación, el calentamiento global y la llegada masiva de abonos agrícolas y las aguas residuales están golpeando a las miles de especies que viven en este mar.

20150701 205918

Otro peligro lo constituye las especies invasoras como la Caulerpa taxifolia, o alga asesina, que se introdujo en el Mediterráneo al ser liberada por accidente de un acuario de Mónaco en 1984. Esta especie, típica de aguas tropicales y temible por su rápido crecimiento, ha creado una alfombra en el fondo marino expulsando a la Posedonia oceánica, que forma las praderas marinas en las que se alimenta la fauna mediterránea. Otro caso de especie invasora es el de la medusa Mnemiopsis leidyi, que llegó en barco a aguas europeas procedente del noroeste del Atlántico y que en 2009 se expandió en España, provocando un colapso de las poblaciones de anchoa y graves pérdidas económicas.

Muchas de estas especies invasoras proceden de aguas tropicales y se ven favorecidas por el calentamiento de las aguas. Algunas especies amenazadas del Mediterráneo incluyen corales de aguas frías y profundas. Son incapaces de escapar del calentamiento del agua, así que sus poblaciones están disminuyendo.

Más de 140 millones de personas viven en sus costas y otros 175 millones visitan la región cada año. En 2025, la mitad del litoral mediterráneo estará urbanizado, sepultado por el cemento. Más de la mitad de los núcleos urbanos carece de plantas de tratamiento de aguas y éstas van directamente al mar.

Hay que ayudar al agonizante Mediterráneo y con rapidez.