medio ambiente

Día mundial del agua: 22 de Marzo

DÍA MUNDIAL DEL AGUA

 

El Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce. El 22 de marzo es una oportunidad de aprender más sobre temas relacionados con el agua, sirve de inspiración para compartir los problemas relacionados con el agua y tomar medidas para cambiar la situación. El Día se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que se propuso declarar una fecha dedicada a este asunto.

Estas son algunas de las reflexiones de la ONU sobre EL AGUA, EL CAMBIO CLIMÁTICO Y DESASTRES (Marzo de 2010):

 

- El agua es el principal medio a través del cual el cambio climático influye en el ecosistema de la tierra y de esta forma en los medios de vida y el bienestar de la gente. Los efectos del cambio climático relacionados con el agua ya se están haciendo sentir en forma de sequías e inundaciones más severas y frecuentes.

- Se prevé que las mayores temperaturas y los cambios extremos afecten la disponibilidad y la distribución de las precipitaciones, la fusión de las nieves, el curso de lo ríos y el agua subterránea y deterioren aún más la calidad del agua. Es probable que los pobres, que son los más vulnerables, sean los más afectados adversamente.

- El sentido de urgencia para la adaptación al cambio climático y el reconocimiento de la función fundamental del agua aún no han penetrado en el mundo político y a menudo no se reflejan en los planes nacionales o en las carteras internacionales de inversión donde las medidas de adaptación están subrepresentadas en la ordenación de los recursos hídricos. En consecuencia, son necesarios importantes cambios en los ámbitos de la inversión y las políticas.

- El cambio climático es un problema complejo que ha generado una mayor conciencia sobre la necesidad de una respuesta de colaboración integrada, multisectorial y multidisciplinaria. Además del ámbito normal del agua, los encargados de adoptar decisiones en otras esferas (finanzas, comercio, energía, vivienda, planificación regional, agricultura, etc.) deben utilizar el agua de manera eficiente. La ordenación y el aprovechamiento sostenibles del agua desempeñarán un papel fundamental en la preparación de las sociedades para adaptarse al cambio climático con el fin de aumentar la capacidad de adaptación y alcanzar los objetivos de desarrollo. Requiere cambios normativos, inversiones y cambios en la manera en que se abordan las cuestiones relativas al agua en las estrategias de desarrollo y los presupuestos.

- Desde el punto de vista de la oferta, el cambio climático afecta directamente el ciclo hídrico y, a través de este, la cantidad y la calidad de los recursos hídricos disponibles para satisfacer las necesidades de las sociedades y el ecosistema. Puede dar lugar a precipitaciones de mayor intensidad que ocasionen mayores escorrentías máximas pero una menor recarga de las aguas subterráneas. El retroceso de los glaciares, el derretimiento del permafrost y los cambios en las precipitaciones de nieve a lluvia pueden afectar los caudales estacionales. Es probable que los períodos sin lluvias más prolongados reduzcan la recarga de las aguas subterráneas, disminuyan los cauces mínimos en los ríos y afecten la disponibilidad del agua, la agricultura de riego, el abastecimiento de agua potable, la producción fabril y de energía, el enfriamiento de las centrales térmicas y la navegación. La mayor intensidad de las lluvias, el derretimiento de los glaciares y la deforestación a gran escala están aumentando la erosión del suelo y privando de nutrientes a las capas superficiales del suelo. Los cambios en el funcionamiento adecuado de los ecosistemas acentuarán la pérdida de biodiversidad y dañarán los servicios proporcionados por los ecosistemas.

- El aumento de los niveles del mar tendrá un grave efecto sobre los acuíferos costeros, que constituyen una importante fuente de abastecimiento de agua para muchas ciudades y otros usuarios2 . Tendrá severos efectos en la producción de alimentos en las principales regiones de delta, que en muchos países son las principales zonas productoras de alimentos. Esto también tendrá un profundo efecto en los ecosistemas costeros, incluida la pérdida de productividad de los estuarios, los cambios en las islas litorales, la pérdida de humedales y la mayor vulnerabilidad a la erosión costera y las inundaciones.

20150701 205919

- Los acontecimientos meteorológicos extremos se han vuelto más frecuentes e intensos en muchas regiones, lo que ha dado lugar a un aumento en la magnitud de los riesgos relacionados con el agua. Al mismo tiempo, los cambios demográficos están exponiendo a más gente a mayores riesgos de inundación, ciclones y sequías. Las repercusiones de las grandes inundaciones recientes, que han ocasionado muchas muertes y tenido un costo de miles de millones de dólares en concepto de daños, son una indicación de lo que podría ocurrir a consecuencia de una mayor variabilidad climática en el futuro. Por otra parte, las sequías más intensas de la última década, que afectaron a un número creciente de personas, han sido vinculadas al aumento de las temperaturas y la disminución de las precipitaciones. En su cuarto informe de evaluación, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático llegó a la conclusión, con un alto grado de fiabilidad (90% de probabilidad), de que aumentará la extensión de las zonas afectadas por la sequía.

- Varios sistemas agrícolas densamente poblados de los países en desarrollo están en peligro a consecuencia de los efectos del cambio climático. Se prevén severas reducciones de las escorrentías fluviales y de la recarga de los acuíferos en la cuenca del Mediterráneo y en las zonas semiáridas de África meridional, Australia y el continente americano, que afectarán la disponibilidad de agua en regiones que ya están sometidas a presiones. Las extensas zonas contiguas de tierras de regadío asociadas con los deltas fluviales están en peligro a consecuencia de una combinación de reducción de los flujos, cambio en los ciclos anuales de inundaciones, y aumento de la salinidad y del nivel del mar. En los sistemas de regadío que dependen de glaciares de montañas elevadas para obtener agua, los períodos de alta escorrentía avanzarán hasta principios de la primavera, cuando la demanda de agua para riego todavía es baja. Además, el aumento de las temperaturas incrementará la demanda de agua para los cultivos. Todavía resta mucho por hacer para enfrentar la escasez de agua con una gestión integrada de la demanda y la oferta, incluido el aumento de la infraestructura de almacenamiento de agua (agua superficial y agua subterránea), el aprovechamiento de las cuencas hidrográficas, la recolección de agua de lluvia, la conservación del agua y una serie de iniciativas comunitarias, con una mucho mejor integración de la ordenación de las tierras y el agua

- El cambio climático influirá en la salud humana mediante efectos de diversa índole relacionados con el agua. Los cambios en la composición de los ecosistemas acuáticos afectarán la situación nutricional y la exposición a riesgos sanitarios y el acceso a los servicios de salud para las comunidades cuyo sustento está vinculado a esos ecosistemas. En particular, la aparición de invasores oportunistas, como las cianobacterias en los lagos y embalses, planteará nuevos problemas para las empresas de servicios de agua potable. Se ha producido un resurgimiento de las enfermedades ocasionadas por vectores acuáticos en zonas donde históricamente los programas de erradicación habían tenido éxito, y han surgido nuevas enfermedades transmitidas por vectores en zonas donde previamente eran desconocidas (por ejemplo, la transmisión del virus chikungunya en Italia y la propagación constante del dengue). Si bien es difícil identificar los diferentes factores que impulsan los cambios, no puede excluirse el papel que desempeña el cambio climático. La reducción de la nutrición y del acceso al agua potable para el consumo humano y la higiene personal puede poner en peligro la salud humana básica y, en particular, afectar la carga sanitaria ocasionada por las enfermedades diarreicas. La desnutrición causada por la escasez de agua y la no disponibilidad de agua potable durante las inundaciones debidas a lluvias extremas pueden ocasionar brotes de enfermedades relacionadas con el agua. Es posible que se generen nuevos criaderos de mosquitos y de otros insectos que transmiten enfermedades. Los recursos de aguas subterráneas también pueden necesitar mejor protección contra la contaminación ocasionada por las precipitaciones extremas y las inundaciones.

 

BAEZA, ÚBEDA, JAÉN (II)

BAEZA, ÚBEDA, JAÉN (II)

 

Baeza, ciudad de poetas, de edificios grandiosos, Patrimonio de la Humanidad. El paseo de las murallas, dedicado al poeta Antonio Machado, permite divisar los ríos Guadalquivir y Guadalimar y los campos de olivos infinitos. En los días claros, Jaén, la capital de la provincia, puede contemplarse en la lejanía, más allá de la Sierra Mágina. El poeta paseaba a diario por las murallas, quizás para inspirarse y recuperarse de la pena por la pérdida de su Leonor del alma. Hay una estatua del poeta sentado en un banco de la calle céntrica de San Pablo. Otro busto de Machado, obra de Pablo Serrano, está expuesto en los jardines del Palacio de Jabalquinto, sede de la Universidad Internacional de Andalucía, donde cientos de estudiantes de todas las procedencias acuden a realizar cursos y másters.

Hay un asunto oscuro entre la luminosidad y elegancia de esta ciudad: la orujera, como por aquí llaman a la fábrica que quema los desechos de la aceituna después de los trabajos de extracción del aceite. La orujera de Baeza lleva más de 20 años, durante las 24 horas de los 365 días del año, lanzando una continua humareda contaminante a los vientos limpios de los campos aceituneros. Los vecinos están hartos de que nadie ponga remedio. El humo puede verse por todo el valle que lleva al viajero jubilado desde Baeza a Úbeda y Jaén. Una situación que no merecen las gentes de una ciudad Patrimonio de toda la Humanidad.

En Baeza, como en Úbeda y Jaén, en los menús turísticos el viajero encontrará las migas. De ser un plato sencillo, tradicional, de los pastores, se ha transformado en un manjar para todos. Es el plato de las tierras de ganados de ovejas, de la trashumancia, que cocinaban los pastores, aprovenchando lo que tenían más a mano: pan, tocino, uvas pasas. Pueden encontrarse en Soria, donde se llaman migas pastoriles, en zonas de Aragón, en Extremadura, en Jaén. En tierras que no pueden desaprovechar ni una miga de pan.

247

En Baeza celebran estos días la XII Semana Machadiana. Recuerdan la vida y obra del poeta que pasó parte de su vida en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Se organiza un amplio programa en torno a la figura del poeta sevillano. La escritora María José Ramos presenta en la ciudad su libro Ya estamos solos mi corazón y el mar. La obra recoge once cuentos que relatan los tres últimos años de la vida de Machado. De la mano de los personajes que lo conocieron desde que en Noviembre de 1936 marcha de Madrid bombardeado hasta que llega a Colliure en Febrero de 1939, los lectores podemos sentir el viaje emocional y vital del poeta. En otro acto, el cantaor granadino Juan Pinilla pone en escena Yo voy soñando caminos de la tarde, un espectáculo con voz, guitarras, violín, percusión y coros. Como curiosidad, hay que añadir que en los pasos de peatones de la ciudad aparecerán los versos del poeta.

Desde que el tren me trajo desde Madrid a la Estación Linares-Baeza, solo he disfrutado  momentos positivos. El mismo viaje fue una experiencia única: paisajes únicos, molinos de viento, iglesias destacando en los pueblos, desgraciadas estaciones abandonadas, viajeros chillones que suben y bajan en Alcázar de San Juan, Manzanares, Valdepeñas, Vilches. Y la majestuosidad del paso de Despeñaperros en Sierra Morena. El mar de olivos ya es una realidad ante los ojos del viajero jubilado.

 

Continuará...

 

BAEZA, ÚBEDA Y JAÉN (I)

BAEZA, ÚBEDA Y JAÉN (I)

A los piés de Baeza y Úbeda se divisan los campos de olivos más extensos de todo el planeta. La cosecha de la aceituna está en su auge durante estos días fríos de Febrero. Las almazaras están esperando para exprimir las aceitunas y transformarlas en el aceite más maravilloso que ningún otro lugar puede producir.

228

Si la cercana Linares tiene un museo dedicado a su artista más famoso, Raphael, en Úbeda le dedican un bar a Sabina, el bar Calle Melancolía, cercano a la plaza renacentista más importante de la ciudad,  en Baeza al poeta Antonio Machado le dedican placas, estatuas y un paseo, y en la capital de la provincia, Jaén, el poeta Miguel Hernández, que por aquí pasó unos días durante la guerra civil, tiene un espacio dedicado a su vida y obra en el  palacio que alberga los baños árabe. Hay mucho arte en estas ciudades jienenses, de gentes sencillas y acogedoras, que se acuerdan de los que por aquí nacieron o pasaron. Gentes acostumbradas al trabajo en el campo y a las peonadas intermitentes.

Los amantes de la fiesta taurina tienen por estos pagos unas de las plazas de toros más antiguas del mapa taurino. Compiten en solera y elegancia con la de Ronda. Los toreros más afamados han lidiado los toros de las ganaderías que también pululan por estas tierras del norte andaluz.

La torre de la catedral de Baeza y la iglesia de Santa María de Úbeda fueron construidas, como muchas otras catedrales e iglesias en la península, sobre antiguas mezquitas. Los árabes construyeron en estas ciudades murallas defensivas, hoy apenas visibles. En su entorno se han habilitado paseos excelentes, que constituyen miradores privilegiados de los campos de olivos y del valle del Guadalquivir. El paseo de las murallas de Baeza está dedicado al poeta Antonio Machado, que llegó a esta ciudad en Octubre de 1912, intentado olvidar a su esposa Leonor, fallecida en Soria. Aquí, como en la ciudad soriana, impartió la docencia de francés en un instituto, que hoy le dedica un aula, en el barrio renacentista, cerca de la plaza de la catedral, rodeado de edificios que le han premiado, junto a la vecina Úbeda, con el título de ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Un paseo por las callejuelas del barrio de la catedral de Baeza, con neblina flotando en el aire, sin tráfico, te transporta a la época renacentista, a pleno siglo XVI. Úbeda es una ciudad con el doble de población. Sus monumentos, palacios, casonas, iglesias, conviven entre el marasmo de calles comerciales. Esto les quita encanto. Solo hay una excepción: la plaza del ayuntamiento y la cercana iglesia de Santa María, pero una comisaría de policía, en este espacio cultural, en un remanso de paz, no tiene sentido.

De Baeza y Úbeda esperas lo que encuentras, pues su sello de ciudades Patrimonio de la Humanidad así lo exige. Jaén sorprende. No te imaginas lo que te espera al iniciar la visita. Lo que la hace diferente son las callejuelas que suben hacia el castillo de Santa Catalina. Hay que caminar por las callejuelas de la judería y la morería, barrios que convivieron en paz con sus vecinos cristianos, antes o después de visitar en el palacio de Villardompardo los baños árabes y la exposición sobre Miguel Hernández, autor del himno de la provincia que habla de aceituneros altivos. Jaén es la capital de la provincia del mar de olivos. No tiene un mar azul, tiene un mar verde aceituna todo el año. En la provincia de Jaén hay plantados más de 60 millones de olivos. Desde Despeñaperros, Sierra Morena, a Sierra Mágina y Sierra de Cazorla, pasando por el valle del Guadalquivir, todos los paisajes están inmersos en el verdor oscuro de los olivares.

245

Baeza, Úbeda, Jaén: me quedo con las tres. Transmiten la tranquilidad de otra época y respetan tradiciones, arte y el trabajo de sus antepasados, los andaluces altivos, aceituneros jienenses.

 

Continuará...

 

Camino de Santiago (IV): por tierras castellanas

Camino de Santiago (IV): por tierras castellanas

Continuamos el camino, con los aspectos ecológicos como punto de referencia. Llegamos a tierras castellanas.  Redecilla del Camino es la primera población que el pregrino encontrará en Castilla, en la provincia de Burgos. Es un pueblo de tradición templaria, agazapado entre los ríos Reláchigo y Zamaca. En Belorado las cuevas naturales fueron utilizadas por los remitas durante la Alta Edad Media. Villafranca recuerda la ave esotérica de los viajeros compostelano. Se trata de la oca. Los peregrinos, cuentan las leyendas, cruzaban estas tierras, peligrosas por los bandidos que les asaltaban, protegidos por la fuerza de este animal vinculado a los tres elementos: agua, aire y tierra, porque las ocas nadan bien, vuelan mejor y andan ligeras. Los caminantes practicaban el juego de la oca, en agradecimiento; en las casillas del tablero de la oca estaban representados los peligros que se presentaban en la vida o en el camino. Junto a la ermita de la Virgen de la Oca surge un manantial de aguas salutíferas, donde beben los peregrinos. La leyenda sobre la muerte San Indalecio, evangelizador de la zona, está relacionada relacionada con el manantial. En San Juan de Ortega se atraviesa la vía verde del ferrocarril minero, cerca de Atapuerca.

D carrion condes camino santiago palencia t3400427 jpg 369272544

El río Arlanzón recibe a los caminantes al llegar a Burgos. Su catedral gótica, su Cartuja, su monasterio de las Huelgas, son símbolos del Camino de Santiago. Desde la fortaleza de Castrojeriz el peregrino podrá divisir la magnífica naturaleza burgalesa. Antes de abandonar tierra burgalesas, tras cruzar el río Pisuerga por el puente de piedra de Fitero, descubrirá la frescura del cauce, antes de entrar en tierra palentinas. 

El viajero entra en Tierra de Campos, una árida comarca que, durante los meses estivales, atrae los rayos solares y es un momento duro en el caminar. La escasez de vegetación es eterna. En los escasos pastos las ovejas se alimentan para ofrecer al viajero uno de los lujos gastronómicos de la zona, el queso de oveja palentino. Las esclusas del Canal de Castilla permiten el paso hacia el objetivo final. Carrión de los Condes, llena de monumentos icónicos del camino, es el final en tierras palentinas, el final de la áspera horizontalidad del paisaje, solo roto por los esqueletos de adobe de los palomares.

En Sahagún, en la Tierra de Campos leonesa, el panorama cambia: la fértil ribera del río Cea se presenta como un alivio después de jornadas a la intemperie soleada. En la capital, aconsejo que el peregrino aproveche la paz de los monumentos que puede visitar y en ellos relajarse o pasear: claustro de la catedral, palacio de los Guzmanes. En Trobajo del Camino se podrá contemplar una magnífica panoráminca de León, con el sinuoso curso del río Bernesga. Si hay fuerzas en la reserva, es una experiencia única desviarse hacia la Maragatería. En Foncebadón, en lo alto del monte Idago, se alza la Cruz de Ferro, un mástil de madera de roble de cinco metros de altura, coronado por la cruz de hierro. Pasar por este lugar, con los primeros rayos del sol cubriendo el horizonte, es un momento sobrecogedor. Mirando al sur, se contemplará la silueta de la montaña sagrada de la Maragatería, el Teleno. Las laderas de los montes sagrados del Bierzo, los Aquilanos, están horadadas de grutas naturales utilizadas por los peregrinos y por los primeros predicadores del cristianismo. Villafranca es la última etapa en tierras leonesas del Bierzo, antes de adentrarse en la agreste y sinuosa subida a O Cebreiro, en Lugo.

Frigiliana: un pueblo en la serranía de Málaga

 Frigiliana: un pueblo en la serranía de Málaga

 

Los almendros florecen en las laderas de la sierras de Málaga, las que parecen surgir del Mediterráneo y elevarse hasta el firmamento, a poca distancia de las aguas revueltas y grises en estos días invernales de Enero. El autobús que parte de Nerja y lleva al viajero jubilado hasta Frigiliana, recorriendo los escasos siete kilómetros desde el pueblo turístico del Balcón de Europa, bullendo en sus calles los cientos de jubilados nórdicos que lo habitan estos meses fríos en sus países, permite divisar la riqueza de sus campos de frutales y echar un vistazo al cercano mar inmenso. El viajero se pregunta si el Paraíso existe debe estar aquí o muy cerca de aquí, o quizás sea Frigiliana y sus alrededores el mismo Edén.

La historia de Frigiliana está plamada en los mosaicos en forma de panel, situados en los rincones y callejuelas más emblemáticos del casco viejo. Nos hablan de las luchas de los moriscos por sobrevivir en su tierra. Nos cuentan historias personales de enfrentamientos contra la Inquisición, después de la Reconquista por las tropas cristianas. Un edificio antiguo llama la atención. Es la única fábrica de miel de caña de azucar que opera en el continente europeo. Este antiguo edificio fue construido a finales del siglo XVI como palacete-casa solariega por la familia Manrique de Lara, que fueron considerados los señores de Frigiliana desde 1.508.Su construcción es de estilo renacentista y ocupa una superficie de 2.000 metros cuadrados. Su usaron para su construcción materiales y partes que procedían del antiguo castillo árabe de Frigiliana, como son los sillares de entrada en su fachada,En la fachada, podemos ver unos preciosos balcones, rejas, un reloj de sol, así como un par de hornacinas que en su día estuvieron consagradas a San Raimundo y a la Virgen del Carmen. En la actualidad alberga, además de la única fábrica de miel de caña que existe en Europa,  una almazara que aún moltura las aceitunas con métodos artesanales.

Pasear por Frigiliana es hacer un viaje por el tiempo, ya que en el pueblo se conservan vestigios de 3 culturas, la islámica, la hebrea y la cristiana. Un ejemplo de la cultura islámica son los "adarves" o callejones que habían en las ciudades islámicas medievales, que en Frigiliana están intacto aún después del paso del tiempo.Estos callejones conducen a casas privadas y tienen una puerta de entrada y no tienen salida. Uno de ellos es el Callejón del Señor, en la entrada, hay una imagen de Cristo crucificado, con un farol con vela encendida, el techo de la entrada es como todos, de cañizo. La blancura de las fachadas, las flores y sobre todo la limpieza (de la que se encargan los vecinos) está prersente en cada rincón de Frigiliana.

Uno de los callejones más pintoresco y encantador del pueblo de Frigiliana, es el Callejón del Inquisidor, una pequeña y laberintica calle adornada de flores y con tramos de la misma techadas y cubierta aún por vigas de cañas. Olores de flores,el sonido del agua de la fuente,silencios, gatos dormitando y sobre todo la blancura de las fachadas solo rota por el colorido de las flores hacen que pasear por esta zona del pueblo envuelva al viajero jubilado en la sensación de estar en el Paraíso.

56d029fe58fd35948022302m9ghgs9

Una nota histórica más del pueblo, que alecciona al viajero sobre los avatares sociales de tiempos no muy lejanos: En el año 1767,los Condes de Frigilliana decidieron construir un Pósito que contuviera todo el cereal que se producía en sus tierras,y que sirviera como deposito para todo el que sobrase en años buenos de cosecha para tener en los peores. El problema de esto es que ellos eran los que imponian el precio, y aunque la cosecha hubiese sido buena, algunos vecinos tenian que endedudarse con ellos para poder comer. De estos antiguos pósito solo se conserva parte de la fachada, ya que ahora están ocupados por viviendas particulares y tiendas de artesanía y vinos de la comarca.

De vuelta a Málaga, al entrar en Torrox, se puede leer: Torrox, el mejor clima de Europa. Y no les falta razón. Aunque se podría extender esta afirmación a toda la Costa del Sol, al Algarve portugués, a las costas alicantina y murciana, a Madeira, a las Canarias...Por eso, los jubilados del norte de Europa pasan los inviernos por estos lares. Aprovechan la calefacción natural del sol y se ahorran cuantiosas sumas de dinero en gas y electricidad para sus calefacciones en sus casas nórdicas.