VIAJE POR BULGARIA

VIAJE  POR BULGARIA

 

Los viajeros jubilados que lleguen a Bulgaria se encontrarán ante un país insólito, pero, a la vez, contradictorio. Lo mejor es llegar sin una idea preconcebida. Todos tenemos en mente que los países del antiguo bloque soviético presentan un dibujo oscuro y triste, que las viviendas construidas en la etapa comunista afean el paisaje de las ciudades, que la miseria es lo único que pueden ofrecer al viajero, así como una cultura apocada y dirigida. Pero cuando se visita el país, la idea original se desvanece. Bulgaria está saliendo de un atraso económico brutal, sí. Está intentando ponerse al nivel de los países occidentales, sí. Sin embargo, tiene el encanto que ningún otro país posee.

20190615 120205

Cuando el heredero al trono búlgaro, Simeón II, hijo del adorado rey Boris III, último rey de Bulgaria, envenenado por los nazis en Agosto de 1943 por apoyar a los judíos, llegó al poder por los votos de los búlgaros en 2001 e intentó hacer de Bulgaria un país moderno, se topó con la realidad. Se rodeó, dicen los ciudadanos de Sofía, de ministros corruptos que se llenaron los bolsillos a costa de edificar complejos monstruosos, centros comerciales insulsos, resorts turísticos en las orillas del Mar Negro, a semejanza de los monstruos de la costa levantina española.

Es un camino equivocado el que siguen los mandamases búlgaros. Tienen que mimar su pasado cultural e histórico, que es rico y diverso, no hacer de Bulgaria un país más del occidente.  Lo que todos los viajeros aplauden son sus monasterios, sus  iglesias y catedrales ortodoxas, sus mequitas y sinagogas, la diversidad social y cultural. La protección que el querido rey Boris III dio a los judíos durante el exterminio fue un ejemplo.  Por eso, Bulgaria tiene que ser original y creativa en su desarrollo, no copiar los errores de occidente. Que el capitalismo salvaje es lo peor para las clases humildes. Y humildes son la mayoría de los búlgaros. Nos cuentan que los nuevos ricos son los que se aprovecharon de las privatizaciones que siguieron a la caída del comunismo. El pueblo llano ha sufrido y sufre en épocas pasadas y presentes. Es la historia de siempre.

20190619 135102

A los viajeros jubilados españoles les sorprenden los precios tan baratos de los productos básicos, la mayoría un cincuenta por ciento más baratos. Solo si se comparan los salarios con los precios puede comprenderse que,  aun así, no es fácil la vida para los búlgaros. Un ejemplo: una enfermera cobra unos 300 euros al mes.

A continuación propongo una lista de visitas, ordenada de mayor a menor interés, de acuerdo con mi experiencia:

  1. Monasterio de Rila
  2. Ruta por los Balcanes, divisando los campos de vides y el Valle de las rosas.
  3. Monasterio de Toyan
  4. La cripta de la catedral de Alexander Nevski,  donde se exhiben los mejores iconos de todo el país
  5. El  centro histórico de Sofía, con sus restos romanos, sus iglesias y edificios modernistas
  6. Nessebar, ciudad patrimonio de la humanidad en el Mar Negro
  7. La vieja ciudad de Plovdiv  con su teatro romano
  8. Veliko Tarnovo, ciudad capital de los tracios.

Y  lo más importante: el poder compartir tiempo y experiencias y aprender de otros viajeros jubilados, como Isa, Maribel y Ana, amables y encantadoras

 

Plovdiv Sofia jubilados viajes para jubilados Bulgaria

Añadir un comentario