Viaje en tren de Lisboa a Madrid

VIAJE EN TREN DESDE LIBOA A MADRID

El antiguo Lusitania Exprés hace un recorrido distinto al de hace unos años. El orígen y llegada es el mismo, pero se ha cambiado el trayecto. Extremadura ha quedado apartada y el ferrocarril sube hacia el norte antes de atravesar la frontera, después de alcanzar Coimbra y Guarda. El viejo tren ofrece un servicio único, de conexión entre dos ciudades y países que deberían estar más unidos, no solo por su proximidad sino también por su cultura y sus gentes. Desde España tendemos a infravalorar a Portugal, del mismo modo que los portugueses nos desprecian a su manera, dejándonos de lado. Es urgente un tren rápido que una las dos capitales y que siga hasta Francia. Por motivos comerciales y sociales. El recorrido de ahora es largo y en unas condiciones, se podría decir sin exagerar, tercermundistas.

Pero vamos a alejarnos de la negatividad. Busquemos lo positivo que hay y mucho. El viajero jubilado pasó el día en Cabo da Roca, en el extremo más occidental de Europa, donde la tierra termina y el mar comienza, como lo definía el poeta portugués Luis de Camões. Los acantilados, el faro, vigilante nocturno del océano, el sol brillando en su máximo esplendor, un aperitivo de bolinhos de bacalau, fueron la despedida de tierras portuguesas antes de partir de la estación de Santa Apolonia en el centro de Lisboa. La vetusta estación está desangelada en la noche invernal. El viento que llega del cercano Tajo, cerca de su encuentro con el mar, es frío. Las dos cafeterías están cerradas. Solo un restaurante en la plaza cercana nos ofrece café y bocadillos para el viaje. Porque en la cafetería del tren apenas vas a encontrar un servicio digno. Esta es la verdad. Con los años, la desidia se ha apoderado de este magnífico Lusitania. Volvamos de nuevo a lo positivo: la aventura de conocer personas con unas historias deslumbrantes, el dormir en un compartimento sabiendo que despertarás en otro país, la camaradería con los compañeros de viaje. 

20181229 102204

En un compartimento vecino se alojaba una señora de edad avanzada, en sus setenta o rozando los ochenta, que resultó ser una gran conversadora y con un pasado alucinante. Su historia me recordó los personajes de Diarios de la reina del océano. Había nacido en una pequeña aldea entre Fátima y Coimbra, perdida entre pinares, donde el café te lo tomabas en casa porque el pueblo carecía de bares o centros de reunión. Como cada uno de los diez hermanos tuvo que ganarse la vida. En primer lugar, llegó a Lisboa siendo adolescente. Allí se dedicó a todo tipo de trabajos: limpiadora en hoteles, recadera, vendedorea ambulante y otros muchos más. Le ofrecieron un trabajo en Angola, colonia portuguesa entonces, y aceptó. Trabajó en Luanda, sirviendo en casa de uno de los muchos que se enriquecieron a costa de hacer esclavos a los negros angoleños. Con la revolución de los claveles, el 25 de Abril de 1974, todo cambió. Los antiguos colonizadores, una vez que la democracia portuguesa devolvió la independencia a sus colonias, huyeron de ellas por temor a un linchamiento por parte de los nuevos gobernantes y ante el inicio de guerras civiles entre los nativos. A esta agradable señora la subieron en un avión y aterrizó en Río de Janeiro sin que nadie le diera explicaciones. Luego supo que la antigua metrópolis no podía admitir más repatriados desde las colonia y Brasil se había ofreciedo a acoger a los fugitivos. Otra vez tuvo que empezar. En Brasil conoció a su esposo, un serbio buscabidas. Regresa a su pueblo cada año, donde viven sus hermanos. 

En otro compartimento se alojaba un matrimonio zaragozano, con el que pude recordar historias de las luchas estudiantiles en mis tiempos universitarios. Recordamos el concierto mítico de José Antonio Labordeta en el Colegio Mayor Lasalle, en la calle San Juan de la Cruz, hoy residencia de ancianos. Era el año 1976 cuando desde todos los ámbitos se exigía libertad y amnistía para los presos políticos. Los grises rodeaban el Colegio. Cuando Labordeta entonó su Canto a la Libertad, con el público cantando emocionado, los grises entraron son la violencia que les caracterizaba y desalojaron el recinto. Sucedió dos años después de que los portugueses habían conseguido una democracia ejemplar, cuando un grupo de capitanes lideró el golpe contra la dictadura. Aquí, los militares intentaban que el franquismo, una vez Franco murió, se hiciera eterno.

20181229 101928

El tren inmenso siguió su camino hasta llegar a Medina del Campo, donde la mitad de los vagones se bifurcaron hacia Hendaya y los restantes continuaron hasta la estación de Chamatín en Madrid. El tren llegó puntual: 8:40.

 

viajes jubilados turismo consejos viajes viajes para jubilados

Añadir un comentario