Por Badajoz y provincia (II)

Por Badajoz y provincia (II)

 

Olivenza es un pueblo señorial. Una buena elección para comenzar un recorrido de una semana por la provincia de Badajoz. Olivenza está entre fronteras, entre países a veces enfrentados. Quedan vestigios de arte portugués en las fachadas, en las iglesias, en los mosaicos manuelinos. Hay que recordar que fue territorio portugués hasta 1801, cuando se delimitaron los reinos de España y Portugal de forma natural, utilizándose el cauce del Guadiana como frontera. Por los pueblos de la Raya cruzaron los que huían de la masacre de Badajoz en Agosto de 1936.

La Iglesia de la Magdalena, obra maestra del arte manuelino portugués, fue considerada el mejor rincón de España de 2012 por los internautas. Fue construida en 1510 a iniciativa del obispo de Ceuta, que está enterrado en su interior.

023 1

La primitiva ciudadela medieval es de principios del siglo XIV y fue levantada sobre los restos de otra fortificación templaria. Contaba con 14 torres y cuatro puertas de entrada. Dentro de las murallas se halla el alcázar con la torre más alta de las que existen en la frontera, 37 metros de altura.

Otro monumentos a visitar por el viajero que busca el sosiego: los conventos de los Franciscanos y el de las Clarisas, los baluartes y, un poco más alejado, el puente de Ajuda, lugar de confrontaciones entre dos países hermanos.

En Jerez de los Caballeros hay ermitas en las cuatro esquinas del casco viejo. Las torres de las iglesias se divisan a kilómetros antes de llegar al pueblo. Los templarios dejaron su huella como en Olivenza. La alcazaba fue testigo de la eliminación de los últimos rebeldes.La  torre asesina lo atestigua. En el camino hacia Jerez se traspasan pueblos de nombre inquietante, como Villa de Matamoros; se pueden observar a los cerdos ibéricos pastar en las dehesas. Cuando el autobús pasa por Barcarrota dan ganas de bajar y quedarse a mitad del viaje, tan bella estampa se aprecia.

La muralla, reforzada en los ángulos con sillares de granito, fue obra de los templarios. Se conservan dos puertas de entrada: la de la Villa y la de Burgos. La alcazaba es de origen musulmán. Desde aquí la panorámica de la ciudad es inmejorable.

Para saciar el hambre en el descanso del recorrido no hay nada que supere a una tostada con aceite, tomate y jamón ibérico.

El viajero se despide de estos lugares con la sensación de que los tiempos modernos no han logrado abolir los latifundios, los marquesados y ducados.

 

Continuará...

 

libros de la experiencia jubilados turismo consejos viajes viajes para jubilados

Añadir un comentario

Estás utilizando un programa tipo AdBlock que bloquea el servicio de "captchas" publicitarios empleado en esta web. Para poder enviar tu mensaje, desactiva AdBlock.