Madeira

 MADEIRA

 Cuando los descubridores portugueses llegaron a la isla a principios del siglo XV, la llamaron la isla de madeira porque estaba cubierta en su totalidad por un gran bosque.
Al igual que las islas Canarias, es de origen volcánico. Presenta una orografía accidentada, con elevados picos que alcanzan los 1.900 metros, ríos que acaban en pacíficos estuarios donde surgen pueblos de pescadores y acantilados de ensueño.
Las aguas que rodean la isla invitan a un agradable baño durante todo el año. La bondad climática desarrolla una flora exuberante y paradisíaca. Las buganvillas trepan, los geranios, hortensias e hibiscos crecen en los balcones. Las orquídeas, las estrilizias o flores del paraíso dan un colorido espectacular a todos los pueblos de esta magnífica y pacífica isla.
Los colonizadores cambiaron la fisionomía de este lugar para crear zonas de cultivo. Así surgieron las terrazas y las levadas, sistema de riego que conduce el agua desde las montañas, a través de canales de piedra, bordeando las laderas, atravesando las sierras e innumerables túneles. Los visitantes se cruzarán con terrazas cultivadas con caña de azúcar, plátanos, viñas, aguacates y mangos.
Situado a 500 kms. de distancia de la costa africana (casi en la misma latitud que Casablanca) y a 1000 kms. del continente europeo, el archipiélago de Madeira está formado por dos islas principales: la isla de Madeira (740,7 km²) y la isla de Porto Santo (42,5 km²), y dos conjuntos de islas deshabitadas: las islas Desertas, tres pequeñas islas situadas a 25 km al sureste de la isla de Madeira y las islas Selvagens, dos islas y dieciséis islotes situadas a 250 km al sur de Madeira, sus reservas naturales.
Les animo a viajar a Madeira, no sólo por sus increíbles paisajes naturales, sino también por su historia y su cultura: una herencia que se remonta a la época de los Descubrimientos (Cristobal Colón y Vasco de Gama están muy relacionados con Madeira) y que se refleja en sus museos, iglesias, palacios, en las costumbres, el folclore y las manifestaciones artísticas y artesanales.

   Madeira 002 642x370


Personajes que tienen relación con la isla:
Cristobal Colón vivió en la isla de Porto Santo antes del descubrimiento de América.
La emperatriz Sissi estuvo en Madeira para curar su tuberculosis.
Winston Churchill: Primer Ministro británico durante la II Guerra Mundial y Premio Nobel de Literatura, visitó la isla en los años cincuenta empleando parte de su tiempo a una de sus aficiones, la pintura. Desatacaba en este arte por sus escenas paisajísticas.


El tiempo de Madeira cambia rápidamente dependiendo de los vientos y la altitud, pero siempre garantiza sol y frescor, con la ventaja de no pasar de los 30º gracias a la brisa del Atlántico.

Ruta A: Senderismo:
-Vereda do Pico Ruivo: Para empezar la levada de Pico Ruivo, partiendo de Funchal hay que llegar hasta la ciudad de Santana, donde se encuentra una indicación a la izquierda. Tras pasar Pico das Pedras, se puede ver la barrera que cierra el acceso a la carretera de Achada do Teixeira, abierta de 7 de la mañana a 7 de la tarde. Y pocos kilómetros después, se llega al aparcamiento de Achada do Teixeira, situado a 1592 metros de altitud. La dificultad, a pesar de todo, es baja y el viajero jubilado podrá hacer este recorrido sin dudarlo.
-Curral das Freiras (“Valle de las monjas”) es de visita obligada . Está situado en un lugar privilegiado, en un valle profundo rodeado por altas montañas y alejado del mar. Se trata de un enorme cráter de un volcán extinguido. Y esa situación la convierte en uno de los lugares más atractivos de la zona, ya que el paisaje es de una gran belleza, y las ""vistas panorámicas desde los miradores, impresionantes.
-Levada do Furado: Esta levada es una de las más antiguas de Madeira y llevaba las aguas que irrigaban los campos agrícolas de Porto da Cruz. Se une después de su inicio con las levadas de Juncal y de Serra do Faial -que continúan más allá del final de la de Furado-. Por eso se dice que esta levada transporta tres aguas: las que se recoge en el valle de Ribeiro Frio y riega los campos de Porto da Cruz; y las que vienen de las sierras de Santana y son almacenadas en la Lagoa do Santo da Serra.

Ruta B: Cultura
-Funchal: la puerta de la Isla de Madeira es su capital, Funchal. El aeropuerto se encuentra a unos 10 kilómetros al este de Funchal. La ciudad es la principal de la isla con más de 110.000 habitantes, lo que la convierte en la décima ciudad por población de Portugal.
Funchal se extiende desde la costa hasta el interior de la isla, ascendiendo sus barrios desde el puerto por las laderas hasta las colinas que dan entrada al centro de la isla. El municipio ocupa casi 80 km2 por lo que el poblamiento es bastante disperso y abundan los barrios residenciales, sobre todo cuando ganamos altura. El centro histórico, el puerto y el barrio de los hoteles se encuentran en la parte baja de Funchal, junto al mar.
Las laderas de Funchal ascienden desde el mar, un paisaje que mezcla océano y montaña
-Machico: es una pequeña ciudad que se sitúa en la costa este de la isla de Madeira. Posee un rico patrimonio monumental dentro del cual se encuentran: la Iglesia Matriz del siglo XV, de estilo manuelino, reconstruida en 1815, la Casa da Capela o Solar da Ermida, la Fuente de São Roque y los Fuertes de Nossa Senhora do Amparo y de São João Baptista, del siglo XVII.
Además cuenta con el interesante Museo de la Ballena / Museo da Baleia y con una de la socas playas de arena de la isla.
-Porto Moniz: es una de las ciudades más antiguas de la Isla de Madeira, situada al norte entre el mar y las montañas. Atrae a muchos turistas durante todo el año, sobre todo, por su ""espectacular patrimonio natural: por las hermosas ""piscinas naturales que ofrece el mar, pero también por sus levadaspor el campo y por el Bosque de Laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

 Isla de Porto Santo: 
La isla de las playas de arena amarilla es el complemento ideal, el reposo perfecto para quienes han castigado sus piernas Levada tras Levada.
La llamada isla Dorada (Ilha Dourada) puede ser visitada en un viaje organizado, una experiencia que permite ver completamente la isla.

 La capital puede ser el punto de partida para el senderismo y la ruta cultural.

Alojamiento:

Sensimar Savoy Gardens: este alojamiento está a 10 minutos a pie de la playa. Este tranquilo hotel se encuentra en la zona de Lido, enclavado en la ladera de una colina frente al mar. Ofrece alojamiento sólo para adultos y cuenta con piscina climatizada al aire libre, sauna, bañera de hidromasaje y vistas panorámicas al mar y la montaña.

Comidas: 

 El plato rey es la famosa Sopa de Castanha de Curral das Freiras, en la que se utiliza, demás de castañas, carne de cerdo salada, patata dulce, repollo, aluvias…Hay también dulces que se hacen con castañas, como el Pudim de Castanha, el Bolo de Castanha o las Broas de Castanha.
El  plato de maíz a la madeirense es una guarnición que acompaña tanto a platos de carne, como la espetada, como a platos de pescado, como el pez espada o el atún encebollado. Se hace con harina de maíz, sal, perejil, ajo, col partida en pedacitos y grasa, ingredientes que deben cocerse durante una hora y removiendo hasta que espese. El segundo paso es dejarlo enfriar y luego cortarlo en cubos, que se comen así o se pueden freír.
El prestigio a la isla se lo brinda el vino de Madeira, vino producido a través de uvas procedentes de Creta y enriquecidos por los suelos volcánicos y el sol.

 El avión es la mejor manera de llegar a Madeira. La isla ofrece sus paisajes suntuosos, sus acantilados salvajes, su fauna y flora única, sus costas abruptas y playas de arena negra. Todo disponible todo el año lo que hace que en otoño y en invierno, las islas también sean un destino perfecto para descansar y también tener unas vacaciones diferentes. Diversas compañías aéreas ofrecen vuelos desde Portugal (Lisboa y Oporto) y desde las principales ciudades de España a Funchal. A hora y media de vuelo desde Lisboa, y unas 2 horas desde España. 

Una de las mejores opciones para recorrer la isla de Madeira es pues el coche. Suele haber promociones de alquiler de coches por unos días, que suponen un gasto muy bajo para el bolsillo del viajero jubilado. La circulación no es demasiado complicada ni la manera de conducir demasiado brusca. El único factor que tienen que tener en cuenta son las pendientes de muchas de las carreteras.

Películas sobre la isla:

 “Vivir en Madeira” de Jacques Chardonne: el polémico autor emprende aquí una búsqueda muy personal y contemplativa de la felicidad, y le aporta al lector una atmósfera muy especial de la isla. Para ser leído en retrospectiva, dada la mentalidad colaboracionista del autor en la Segunda Guerra Mundial. Aunque su obra literaria es aclamada unánimemente por la crítica.


 “Sissi, emperatriz” realizada por Ernst Marischka. Nominada en 1958 para la Palma de Oro del Festival de Cannes, esta película evoca el episodio en el que la empreatriz de Austria vuelve a interesarse en la vida gracias a su estancia terapéutica en Madeira.


 http://entremontanas.com/islas-atlanticas/madeira
Web sobre senderismo por Madeira.

http://www.viajaramadeira.com/
Web que ayuda a organizar el viaje a la isla.

viajes jubilados viajes para jubilados Madeira

Comentarios (1)

Alonso Estévez
  • 1. Alonso Estévez | 02/08/2018
Un summary genial y unos consejos de diez. Quizás hecho en falta una mejor organización y remarcar las ideas prinicipales. Seguiré tus posts. Gracias.

Añadir un comentario

Estás utilizando un programa tipo AdBlock que bloquea el servicio de "captchas" publicitarios empleado en esta web. Para poder enviar tu mensaje, desactiva AdBlock.