Costa del sol: refugio de jubilados en invierno

COSTA DEL SOL: REFUGIO DE JUBILADOS EN INVIERNO

Desde la playa de la Carihuela, antiguo barrio de pescadores, cerca del Puerto Marina, en el paseo marítimo que une Torremolinos con Benalmádena, puede divisarse en la lejanía, sobresaliendo entre el verdor grisáceo de las montañas malagueñas y el azul intenso del Mediterráneo, las cumbres blancas de Sierra Nevada. Es tiempo invernal en la península ibérica y en toda Europa, pero en esta zona es una bendición pasear disfrutando de la luminosidad y tomar el sol a la orilla del mar. Es lo que hacen miles de jubilados del norte europeo. Aquí tienen lo que les falta en sus países durante el invierno.

Durante mucho tiempo la Costa del Sol era toda la costa mediterránea andaluza, desde Tarifa hasta el Cabo de Gata, pero la estrategia del márketing turístico ha querido que solo la franja malagueña y la gaditana hasta Tarifa sea considerada como la auténtica Costa del Sol, dejando para Almería y Granada el de Costa Tropical. El corazón del área turística, desde Estepona a Málaga, se considera el mayor centro vacacional de Europa. El sol brilla 320 días al año y el turista lo aprovecha, convirtiendo los antiguos pueblos pesqueros tranquilos en bulliciosos bloques de hoteles y apartamentos, clubs noctunos, campos de golf y restaurantes de todo tipo. Si se requiere tanquilidad es necesario adentrarse por los senderos de las montañas del interior.

El pasado árabe de los pueblos costeros es un hecho, no solo en su denominación sino tambien en el legado cultural. En Estepona, a los pies de Sierra Bermeja, los restos de una fortaleza mora y una torre de vigilancia permanecen para disfrutar desde allí las actividades del puerto pesquero y del puerto deportivo. En la sierra, entre alcornoques y pinos, el viajero jubilado puede respirar la naturaleza en su amplitud. Si se prefiere el turismo rural, los pueblos de la serranía de Ronda o los más cercanos a la capital, como Mijas, Coín, Alhaurín el Grande, ofrecen iglesias góticas, restos romanos y burro taxis

473dc68f99076b0bcf5ab14122807f25 m

Málaga, una de las ciudades europeas con  mayor número de museos excepcionales, puede contemplarse a vista de pájaro desde lo alto de la Alcazaba. Los naranjos, higos, caña de azúcar, algodón, las pasas , el famoso vino Pedro Ximénez,  o el vino moscatel son la esencia malagueña. El paseo del parque, la plaza de la marina, la alameda principal, las atarazanas forman parte del distrito portuario, muy cerca de la ciudad vieja, con su imponente catedral renacentista como edificio más singular. Le llaman La Manquita porque una de las torres está a medio construir. No dejen de visitar la Capilla del Rosario que contiene un cuadro del pintor Alonso Cano y la Capilla de Nuestra Señora de los Reyes con las estatuas de los Reyes Católicos arrodillados. 

Torremolinos ya no es lo que fue en las décadas de los ochenta o noventa del siglo pasad. Ahora es lugar más tranquilo donde los turistas recorren el paseo marítimo con los rayos del sol quemando su piel. Antes de 1960 cuando los turistas lo invadieron, Torremolinos era un pueblo somnoliento, dedicado a la pesca, que se había desarrolado a partir de un par de molinos y la Torre de Pimentel, que da nombre al pueblo. Ganó fama mundial por la novela The Drifters (Los vagabundos) de James A. Michener, un libro de culto para la generación hippy. Los dos antiguos barrios pesqueros, la Carihuela y el Bajondillo, se adaptaron a las necesidades de los turistas.

jubilados turismo consejos viajes viajes para jubilados Costa del Sol

Añadir un comentario