BAEZA, ÚBEDA, JAÉN (III)

BAEZA, ÚBEDA, JAÉN (III)

 

Es inevitable referirse a estas tres ciudades sin mencionar el arte que presentan a sus hechizados visitantes. El siglo XVI, el Renacimiento, fue la época de máximo esplendor en la historia de estas localidades de los campos de olivos infinitos.

215

En  Úbeda, la presencia de personajes ilustres como San Juan de la Cruz, Siloé, Vandelvira, Berruguete, dejarán sus huellas por toda la ciudad. Los edificios más notables datan del siglo referido. Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, verdadero paraíso interior jiennense, guarda uno de los mayores legados históricos y artísticos del Humanismo renacentista y constituye un paisaje natural único. Lo primero que el visitante jubilado se encuentra es el imponente Hospital de Santiago. En la plaza de Vázquez de Molina, centro histórico ubetense, se concentran nueve de sus monumentos nacionales: la Sacra Capilla del Salvador del Mundo, monumento funerario de Francisco de los Cobos, impulsor del arte de la ciudad. En la parte posterior, adosado a la capilla, el Palacio de las Cadenas y la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares. Adentrándonos por la ciudad, entre serpenteantes calles de trazado medieval y recuerdos mozárabes, pasearemos junto a palacios de fachadas elegantes, casonas con blasones. En las afueras, el paseo amurallado rodea la parte sudeste, desde donde puede divisarse la bruma del Guadalquivir que sume a la ciudad en una estampa profunda, intimista y nostálgica.

En Baeza, lo mismo que en su vecina Úbeda, un extraordinario patrimonio renacentista puebla sus calles y plazas. La ciudad acogió una de las primeras universidades castellanas, después de la conquista por Fernando III en el siglo XIII. La parte primitiva de su catedral, consagrada por el rey conquistador, fue erigida sobre la mezquita que ocupaba lo que hoy es el claustro y parte del trascoro. No hay que perderse la custodia procesional del Corpus Christi, la capilla dorada y la reja del coro. El palacio de Jabalquinto es una de las contadas muestras del gótico flamígero en Andalucía. Su patio interior y la escalera barroca son dignos de mención. En la plaza del Pópulo, entrada a la ciudad medieval, está la fuente de los Leones, el edificio de las Antiguas Carnicerías y el de las Escribanías Públicas, hoy oficina de turismo. La puerta de Jaén y el arco de Villalar, cercanos a la plaza, fueron erigidos sobre los lienzos de la muralla árabe.

Jaén significa en árabe encrucijada de caminos. La capital era conocida por mercaderes como parada y fonda entre las tierras de la Meseta y las de las ciudades de Andalucía interior. Un inmenso bosque de olivos rodea la ciudad. No hay que perderse: la catedral, el castillo de Santa Catalina, el Palacio de Villardompardo con los baños árabes o el museo de los Íberos.

El castillo era la fortaleza más inexpugnable de toda la península hace mil años. Erigido en tiempos del califatos, fue entregado por el rey Alhamar al monarca conquistador Fernando III.  La catedral se alza sobre los pilares de la vieja mezquita aljama. Es el más sublime ejemplo de la arquitectura renacentista en Andalucía. Su coro es una obra de corte barroco, con sillería tallada en maderas nobles.

242

Si hay algún lugar que define a Jaén ese pudieran ser los baños árabes. Emplazados en el palacio de Villardompardo, cuya edificación en 1592 sepultó los amplios baños del moro Alí, que durante un tiempo sirvieron de bodega del palacio. Los baños pasan por ser los baños milenarios mejor conservados de Europa. Construidos en el siglo XI, tras la desaparición del Califato de Córdoba y la irrupción de los reinos de taifas, fueron restaurados un siglo después bajo el gobierno almohade. Su uso continuó después de la conquista de Jaén por Fernando III en 1246 y se mantuvo hasta el siglo XV cuando la población cristiana ubicó en ellos unas curtidurías. A finales del XVI, el conde de Villardompardo, virrey de Perú, edificó su palacio y los baños quedaron ocultos hasta principios del siglo pasado. Fueron declarados Monumento Nacional en 1931.

Son unos cuantos lugares que el viajero jubilado puede visitar y disfrutar. Pero hay más aspectos a considerar sobre estas tierras aceituneras.

 

Continuará...

 

jubilados turismo consejos viajes viajes para jubilados Baeza Jaén Úbeda

Añadir un comentario

Estás utilizando un programa tipo AdBlock que bloquea el servicio de "captchas" publicitarios empleado en esta web. Para poder enviar tu mensaje, desactiva AdBlock.