Entradas de pascual-lopez-pablo

Cuatro días en Donostia/San Sebastián

Cuatro días en Donostia/San Sebastián

 

Desde la azotea del edificio de la antigua Telefónica se tiene una visión diferente de la ciudad. Ahora alberga un centro para la cultura internacional. Hasta el 2002, cuando la empresa de tabacos estatal se privatizó, trabajaron allí tantas cigarreras que había más mujeres empleadas que hombres en la ciudad donostiarra. El espacio cultural abrió sus puertas en 2015 y representa una idea que todas las ciudades deberían copiar: lugar para las iniciativas artísticas, musicales, culturales de todo tipo; sitio para la promoción de artistas jóvenes; encuentro de ideas nuevas. Hay exhibiciones, galerías de arte, cine, biblioteca, una ciudad con sus calles y plazas donde los ciudadanos y visitantes pueden pasear, encontrarse con amigos, mantener reuniones de trabajo…

Llueve en mi último día de estancia en esta ciudad resplandeciente. Recuerdo hace años, pasando un fin de semana con unos amigos en el camping del Igeldo, cuando alguien nos comentó que en San Sebastián nunca llovía. Al regreso al camping encontramos la tienda de campaña inundada. No, en Donostia, como en cualquier otro sitio, no llueve, por lo menos...a gusto de todos.

Se puede contemplar, casi tocar, desde lo alto de la Telefónica los edificios más conocidos de la ciudad: el Kursaal, el Teatro Victoria Eugenia, el hotel María Cristina, el palacio Miramar. Donostia es aristocrática, monárquica, que aunque quiera nunca podrá desprenderse del aroma que desprenden los lugares elegidos por los reyes. En el monumento dedicado a la reina María Cristina, en el paseo de Ondarreta, puede leerse: A la reina María Cristina de Austria… Fue reina de España, aunque su origen fuera austriaco nunca fue reina de Austria. El teatro lleva el nombre de su nuera, la reina Victoria Eugenia. A San Sebastián le ocurre como a tantas otras ciudades aristocráticas: Santander,  Aranjuez,  Cascais...siempre estarán ligadas a los reyes.

Las nubes se agarran a la cima de las verdes montañas arboladas que pueblan estas tierras. Allí están a gusto y se quedan, poblando de gris los cielos. Cuando el tren se acerca a Alsasu/Altsasu el paisaje se transforma. Es la naturaleza en su estado primitivo. Pero también hay momentos para el sol, para que los tamarindos y jazmines se luzcan, para que la gente invada las playas y los paseos de la ciudad.

066

Donostia es una ciudad viva que honra a sus muertos, a los que perdieron sus vidas por causa de la barbarie. En la plaza del ayuntamiento hay un monumento en recuerdo a las víctimas del terrorismo. En la entrada al puerto se recuerda a los que cayeron luchando contra el ejército rebelde en Septiembre del 36. Antes de la entrada de los militares franquistas, la mitad de la población había huido para evitar las represalias.

La ciudad no es solo la bahía y una isla diminuta en medio, flanqueada por los montes Urgull e Igeldo. Hay que visitar el Museo de San Telmo, pasear por el Paseo de los Curas, llegar al Peine de los Vientos de Chillida desde el Paseo Nuevo, desde la escultura Construcción Vacía de Oteiza, o empaparse de cultura. Tuve la ocasión de ver la exposición Sarajevo- Guerra y Paz de Gervasio Sánchez, en la Sociedad Fotográfica de Gipúzkoa. Las fotografías de este enorme artista comparan la ciudad bosnia en el momento del cerco, allá por 1992 y la situación presente. Es un documento social de primera magnitud. Donostia fue capital cultural europea en 2016. Tengo la impresión que no se quiso promocionar lo suficiente. 

El tiempo soleado invita a subir al Igeldo en el funicular. Los sábados son el peor día para hacer el trayecto porque los compartimentos están llenos de niños que chillan, pisan a los ancianos, sin que los padres les digan nada. Una buena comida, con pescado fresco del Cantábrico, alivia cualquier enfado.

En esta ciudad cosmopolita  te puedes encontrar con gente impensable. El actor John Malkovich veía el partido de fútbol, el Clásico, en un bar de la zona vieja. Seguía con atención los pormenores del encuentro. No cabe duda que es seguidor del Barsa. Festejó el gol de Messi como el más acérrimo fan. Cambiando impresiones con un afable alemán, también me confesó que prefiere al equipo azulgrana. Empezaba el camino vasco hacia Santiago de Compostela. Es su tercer camino, después de hacer el camino  portugués y el francés. Son simples anécdotas de un viaje agradable, por el buen tiempo, por la vida que se disfruta paseando y observando al gentío en la arena de la Concha, jugando al voleybol, al fútbol, al frontenis, paseando antes de la llegada de la marea alta, tumbados para absorber la bondad de los rayos solares, que, sí, asoman en el Norte.

 

 

Por los espacios naturales de Soria (1ª parte)

Por los espacios naturales de Soria

(1ª parte)

 

Los lobos, gatos monteses, los buitres leonados, las águilas reales, los halcones, los gavilanes y garzas reales habitan la Sierra de Urbión.  Desde la cima, donde nace el río Duero, se observa la extensa masa boscosa de Soria, compuesta de pinos albares, hayedos, rebollares, quejigares, abedulares, acebales...además de la inmensa superficie de pino negro, en Vinuesa. Es la Tierra de Alvargonzález del poeta Machado, una tierra de leyenda definida en su Laguna Negra, hermosa pero oscura, inquietante, rodeada de sombras, de una belleza agreste inigualable.

Desde Vinuesa es posible acercarse hasta otras de la lagunas que por allí merodean: la Helada, la Larga, la del Urbión. Al Pico de Urbión puede subirse desde Covaleda o Duruelo de la Sierra. El Duero tiene en el pico su inicio, un hilo de agua que se precipita ladera abajo para atravesar la península y llegar a Oporto.

La Sierra moldea lugares encantados como Castroviejo. Más allá puede verse la Sierra de Cebollera en el Valle, donde habitan los ciervos y se puede escuchar su berrea a principios del otoño. Todo invita al senderismo.

Sierra

Desde el pueblo de Muriel de la Fuente se puede coger la senda que lleva a la Fuentona, el nacimiento del río Abión. Es un Ojo de Mar, un manantial que circula bajo tierra y que ve la luz en una enigmática poza que se convierte en río. Las aguas de la Fuentona son gélidas, transparentes y en los días claros se inundan de luces refractadas. Su profundidad llega a  los cincuenta metros. Una cascada suma sus sonidos a de las alondras y los buitres leonados que habitan estos lugares.

Muy cerca de aquí podemos recorrer el Sabinar de Calatañazor, con árboles centenarios. Este bosque alberga masas de sabinas albares de gran altura, llegando a los catorce metro y cinco de perímetro. Es el sabinar más extenso y mejor conservado de la península. Es una reliquia del Terciario. Las bayas de las sabinas alimentan en los meses más fríos a cuervos, urracas y zorzales.

Soria es mucho más que Machado y el románico.

 

De Benalmádena a Tánger (2ª parte)

De Benalmádena a Tánger (2ª parte)

 

El caos reina en la estación marítima de Algeciras. Los barcos nunca salen a la hora programada. Nunca. Así lo comunican en el control de pasaportes. La policía echa la culpa a las compañías de los ferrys: esperan que los barcos se llenen para iniciar el trayecto. Las compañías señalan al estado de la mar o la ineficacia policial en el control de pasaportes. Nunca jamás saldrá un barco a su hora. No hay que darse prisa por llegar al puerto de Algeciras. La espera puede ser interminable en la sala de embarque. La autoridad portuaria debería tomar cartas en el asunto.

La travesía hasta Tánger Med dura hora y media. El viajero debe rellenar una hoja con sus datos y entregarla junto con el pasaporte en la oficina montada por la policía marroquí en el mismo barco. Nos libraremos de las filas por el control policial al llegar a puerto. No. En Marruecos los controles se repiten, la inspección de maletas se repite, la espera interminable se repite. Comparto con una pareja encantadora el trayecto de 50 kms. hasta Tánger.

250

Lo primero que observo es la pulcritud del paseo marítimo. Han desaparecido los garitos de mala muerte que inundaban el paseo e impedían la visión de la bahía. Ahora todo está cambiado. Hay limpieza, farolas, palmeras, con la luz del Mediterráneo inundando cada rincón de la ciudad. Un nuevo puerto para embarcaciones de lujo se está construyendo en los aledaños de la antigua estación de tren. El ferrocarril de alta velocidad enlazará Tánger con Casablanca, Rabat y Kenitra en menos de dos años. Es positivo este cambio económico, que acarrean mejoras en las infraestructuras, pero debería venir acompañado con mejoras sociales. Marruecos presenta la tasa de analfabetismo mayor de los países árabes. Alcanza casi el 40% de los mayores de 15 años, según datos de 2015. La universalidad de la educación debería ser el primer objetivo de los gobiernos de la monarquía, antes que la construcción de vías de alta velocidad o puertos deportivos, que solo traen la riqueza para los de siempre.

Para los nostálgicos del Tánger de los 60 nos queda la medina y los barrios cercanos,  el café París, los zocos, el trajín de los tangerinos por las empinadas cuestas de la kasbah, el misterio que llevaron a la ciudad a Paul Bowles, Jean Genet, Henri Matisse, Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Truman Capote, William Burroughs, Tennesse William

De Benalmádena a Tánger (1ª parte)

De Benalmádena a Tánger

 

¿Qué persiste del Tánger de los años sesenta y setenta, incluso de la ciudad enigmática de hace una década? Solo la medina, la ciudad vieja, su kasbah, la plaza de Francia, la del 4 de Abril, los zocos, los bulevares, la librería Des Colonnes, los cafés… y la imagen del rey presidiendo los halls de los hoteles, los restaurantes, las cafeterías, las agencias de viajes, el aeropuerto, las estaciones marítimas.

Si el viajero llega a la nueva estación portuaria de Tánger Med, a 50 kms. de la ciudad, una extrañeza le invadirá. Tánger, ¿quién te ha visto y quién te ve? Para los viajeros solitarios lo ideal es embarcarse en Tarifa en uno de los muchos ferrys que a diario parten para el puerto viejo, enfrente de la medina tangerina. Puede ocurrir, como en mi caso, que las condiciones del mar en el estrecho impidan navegar a los barcos y haya que regresar a Algeciras para hacer el trayecto al nuevo puerto de Tánger Med.

El viento sopla fuerte en el estrecho. La arena de la playa tangerina penetra en los ojos de los que caminan por el paseo marítimo. Un fuerte sol los deslumbra. Los jóvenes juegan al fútbol, con camisetas del Barsa la mayoría, en la orilla del Mediterráneo, entre el viejo puerto, el nuevo puerto marítimo, todavía en construcción, y la punta de Malabata. Kilómetros de arena para disfrutar de días primaverales.

268

Tánger se ha ido extendiendo por las colinas que bordean la antigua ciudad con los que huyen de condiciones de infra supervivencia en otras partes del país. Los minaretes de las mezquitas se distinguen entre los bloques de casas apiñadas. Es la primera visión que tiene el viajero que transita por la carretera del aeropuerto al centro de la ciudad. El taxi del trayecto es de precio fijo: 150 dirhams. Pero el taxista te pondrá excusas para que le des propina: mujer enferma, muchos niños, enfermos, poco trabajo...El regateo de siempre, tradición que no varía en los países árabes.

El  viajero jubilado y solitario ha pasado unos días de sosiego en Benalmádena antes de la aventura tangerina. Hay que armarse de tranquilidad antes de disfrutar del bullicio tangerino. No hace falta apuntarse a ningún viaje organizado. Internet te soluciona todo: hoteles, billetes de barco, de avión, de bus, de tren. No hay que aguantar las interminables esperas de los viajes con guía, que te recogen en el hotel y te llevan donde más beneficio la agencia puede sacar. El viajero intrépido no necesita esa organización.

Para llegar a Algeciras hay que acercarse hasta Fuengirola. Aquí no hay estación de autobuses. Los autobuses recogen  a los viajeros en mitad de una avenida. No es comprensible que esto ocurra en una ciudad de casi ochenta mil habitantes, una ciudad que multiplica este número en temporada alta.

 

Continuará...

 

Agricultura ecológica

ASPECTOS POSITIVOS DE LA AGRICULTURA ECOLÓGICA

Huerto en casa2

La agricultura ecológica, biológica u orgánica como se conoce también en otros países ha aumentado en los últimos diez años. Estos son los aspectos más positivos de este tipo de agricultura:

-    La agricultura ecológica es un método de producción agrícola y ganadera que limita al máximo el uso de productos químicos y semillas genéticamente modificadas.
-    Se cultiva usando abonos orgánicos. Hay insectos y vegetales que actúan como plaguicidas y algunas plantas contribuyen a aumentar la fertilidad de los suelos de forma natural.
-    La industria de la agricultura ecológica trabaja con procesos de elaboración muy exigentes y respetuosos con el medio ambiente.
-    En la agricultura ecológica se respeta el ciclo natural de cada producto desde su inicio y las semillas son de producción ecológica y sometidas a un estricto control.
-    El proceso de producción supone una garantía por la ausencia de plaguicidas.
-    Debido a su exigente proceso de obtención y control, que implica rendimientos más bajos, en algunos productos ecológicos puede haber una diferencia de precios que se reducirá con la evolución del mercado.
-    Sabemos que un producto es ecológico por su etiqueta, que debe indicar que se trata de un producto ecológico y mencionar el organismo que lo ha certificado y controlado.
-    Los organismos autorizados controlan el proceso mediante inspecciones a las explotaciones agrícolas y ganaderas y a los centros de elaboración. Sólo ellos pueden acreditar los productos con la indicación de agricultura ecológica.
-    La agricultura ecológica respeta el medio ambiente porque se adapta a la capacidad de una producción de la tierra permitiendo la renovación de los recursos naturales: Busca no sólo la productividad sino la sostenibilidad de la producción.
-    La variedad de los productos ecológicos es tan extensa como la propia naturaleza: leche, hortalizas, carne, huevos, aceites, conservas, mermeladas, pan, legumbres, frutos secos….
-    Estos productos podemos encontrarlos en establecimientos especializados, en supermercados….y hay restaurantes que utilizan ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.


La agricultura ecológica tiene unas expectativas excelentes gracias al crecimiento imparable de la demanda de productos ecológicos.